Aparecer en los primeros resultados de Google es uno de los principales objetivos de cualquier empresa en la red. Y, si hablamos de posicionamiento natural, el backlinking es una de las técnicas que mejor funciona. Se trata de esos enlaces que apuntan a nuestra web desde otras páginas de referencia. Esto aumenta la credibilidad del site para el gigante de internet y se transforma en mayor presencia en el buscador.

Pero ¿vale todo?

Evidentemente, la respuesta es no. Hay quienes creen que poner enlaces hacia su web a diestro y siniestro es suficiente para convencer a Google. Y, aunque es probable que a corto plazo se obtengan resultados, lo cierto es que el buscador es mucho más inteligente. Si no hacemos backlinking de calidad podemos llegar a ser considerados como spam, algo que perjudicaría gravemente nuestro posicionamiento.

Además, pensándolo bien, debemos mirar más allá del SEO. Lo lógico es poner esos enlaces en bandeja a un público potencial para nuestra marca. Así nos aseguraremos visitas que realmente nos resulten interesantes en el ámbito comercial.

¿De qué manera podemos generar enlaces de calidad?

Hacer backlinking de un forma correcta y con resultados óptimos requiere tiempo y esfuerzo. Antes de ponernos manos a la obra, debemos realizar un trabajo previo que es fundamental:

  1. Localizar sitios web de referencia para nuestro sector y, por supuesto, para Google. Para ello, calculad cuál es el PageRank del site. Podéis hacerlo con herramientas tan sencillas como esta.
  2. Lo habéis escuchado cientos veces. En internet el contenido es el rey. Si queréis posicionar bien vuestra página, primero tenéis que aseguraros de que ofrece información relevante. ¿Por qué si no iban a enlazarla desde otras webs?

Cuando ya tengamos en orden estos dos aspectos es hora de esforzarnos para crear enlaces de calidad que remitan a vuestras páginas. Estos son algunos consejos que os pueden ayudar:

  1. Buscad los directorios más importantes en vuestro sector. En este tipo de páginas es muy sencillo crear backlinks, suelen estar bien valoradas y reciben una gran cantidad de usuarios potenciales para nuestra marca.
  2. Relacionaros con medios especializados en vuestro nicho de negocio y con bloggers. Podéis proponerles colaboraciones u ofrecerles información destacada.
  3. Si tenéis un blog, haced entrevistas. El protagonistas de esa información se encargará de difundirla entre todos sus contactos.
  4. Y, por último, un clásico: dejad comentarios, participad en foros activos y grupos de LinkedIn. Pero ¡cuidado! Para que funcione vuestras intervenciones han de aportar valor. De lo contrario, seréis tachados de spam.
¿Estáis listos para poner en prácticas estas recomendaciones? Si lo hacéis, conseguiréis una web mejor posicionada y más visible para vuestros clientes potenciales.
¿Interesante? Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn