¿Quién no ha buscado su propio nombre en Google alguna vez? Esta práctica se conoce como egosurfing y consiste en rastrear los resultados que ofrece la red sobre nosotros mismos. Se trata de un comportamiento cada vez más habitual y más recomendable. Y es que esta revisión periódica nos puede alertar, por ejemplo, de datos personales que se hayan indexado en el buscador y que no deberían estar difundiéndose públicamente.

Cuando hablamos de una marca, en lugar de una persona, el egosurfing se vuelve más necesario si cabe. Hay que comprobar que tenemos un buen posicionamiento y que ninguno de los resultados de Google afecta negativamente a nuestra imagen. Recordad que, como ya os explicamos en otro post, las empresas deben cuidar más que nunca su reputación online.

Yo en la web

La imagen que se dé de nosotros en la red puede condicionar absolutamente el futuro de nuestra empresa o marcarnos a nivel personal. De ahí, que durante el último año se haya hablado tanto acerca del derecho al olvido. Es decir, el derecho a que Google no muestre información susceptible de generarnos una mala reputación o que contenga datos confidenciales.
Para poner solución a tiempo a este tipo de situaciones, es fundamental tener controlada la información que se vierte acerca de nosotros en internet. Para ello, Google cuenta con una herramienta que lleva por nombre “Yo en la red” y que permite rastrear de forma sencilla los resultados que el buscador da sobre nuestra marca o sobre nosotros mismos.

¿Cómo se utiliza?

El funcionamiento de “Yo en la web” es tan sencillo como configurar una alerta en el buscador. Estos son los pasos que deben seguirse:

  1. Accede a tu cuenta de Google, con tu usuario y contraseña.
  2. Entra en “Yo en la web” haciendo clic aquí.
  3. Verás un apartado con el nombre “presencia en internet”. En él aparece tu nombre y, a la derecha, un signo de +. Solo con hacer clic en él, se activará una alerta que te informará por correo electrónico de las novedades que se hayan producido con tu nombre. Si lo que quieres es supervisar los nuevos contenidos sobre tu marca, crea una nueva alerta introduciendo el nombre de la empresa.
  4. Dentro de la misma página, en la sección “mis alertas” puedes editar la frecuencia con la que quieres recibir las notificaciones, las fuentes, el idioma, las regiones y otros datos interesantes.

Seguir de cerca vuestra presencia en la red, os garantizará una mejor reputación online. Si todavía no lo habéis hecho, ya es momento de practicar el egosurfing y configurar vuestra propia alerta.

¿Interesante? Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn