Los Networking se conocen como reuniones ágiles, en donde se dispone de poco tiempo para presentar tu iniciativa empresarial y todo se desarrolla de una forma rápida. Pueden ser citas previstas o parte de ponencias o jornadas, pero siempre son interesantes, sobre todo para los emprendedores.

PRESENTACIONES (consejo 1: no improvises)

Es de rigor que todos los participantes se presenten, para que puedan relacionarse entre sí, y saber a quien se dirigen posteriormente. Esta presentación suele durar apenas unos segundos, o algunos minutos, según el caso. Pero siempre son rápidas.

El mejor consejo es no improvisar en estos casos y prepararse para el encuentro. Prepara tu presentación, que sea breve, y céntrate en quién eres y en algo que despierte el interés de tu interlocutor/a. Los americanos lo llaman “elevator pitch.”

Así mostraremos al resto de participantes cuál es nuestro proyecto, a qué se dedica, lo que está buscando en ese encuentro, o cualquier otro motivo que te haya llevado a participar. Una buena formula para la presentación podría ser:

Que resuelve tu empresa + perfil de tu potencial cliente + como le ayudas

Por supuesto es interesante dejar claro el nombre de tu empresa, y el tuyo propio, pues será contigo con quien luego podrán hablar.

Ten en cuenta que tu tarjeta de presentación no serán sólo tus palabras iniciales, sino tú mismo, tu forma de dirigirte a los demás, si sonries o te cruzas de brazos o tu atuendo, intenta crear una buena impresión, sé agradable, apasionado y mantén el contacto visual. Recuerda dos cosas: 1) Que no hay una segunda oportunidad para una primera impresión y 2) Que nunca sabes a quién podrías conocer o encontrarte.

DURANTE (consejo 2: sé sociable)

Llega con tiempo, y si ves que sólo hay algunas personas, no huyas, has ido allí a conocer gente, así que saluda y si tienes oportunidad charla un poco con alguien que esté también sólo, harás que ambos os sintáis más cómodos.

HAZLO, PERO HAZLO BIEN (consejo 3: escucha)

También es importante prestar atención durante el evento, es lógico estar un poco nervioso, pero intenta fijar los perfiles que más te van a interesar, para luego poder hablar con ellos, ya sean personas que podrían necesitar de la asistencia de tu empresa (potenciales clientes), personas que puedan ayudarte en tu proyecto, o aquellos que creas que congeniarán contigo, establecer relaciones profesionales es la finalidad del evento, y aunque ahora pueda parecerte que no teneis una conexión directa, puede que dentro de un tiempo necesites de su apoyo.

Y DESPUÉS (consejo 4: mantén el contacto)

Puede que tengas buena memoria, pero lo mejor sería que anotases lo más destacado de cada persona de las que has conocido en el revés de su tarjeta, así dentro de unos días, seguirás recordándolo.

Además, da seguimiento a tus nuevos contactos, cumple los compromisos que hicieras a otros y mantén el contacto (bien en ocasiones especiales, mandando artículos de interés o con simples llamadas/e-mails para saludar) si tuvisteis charlas interesantes, seguro que podréis volver a coincidir.

POR ÚLTIMO (consejo 5: El 5º es inevitable: búscalos!)

Por nuestra experiencia os recomendamos muchísimo este tipo de encuentros, se conoce gente interesante, se comparte y debate y además te da la oportunidad de desarrollarte socialmente, es adictivo!

¿Interesante? Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn