Aunque ya sabéis que no somos muy fan de las listas es inevitable hablar de tres conceptos que consideramos indispensables para nuestra presencia online.

1. APARECER

Parece una obviedad, todos lo tenemos más o menos claro pero hay que recalcarlo una vez más: hay que estar en internet. Tanto si eres persona como empresa hay que estar por una razón fundamental, debemos saber qué se dice de nosotros, y después, si podemos, aportamos contenido a la red. Para una empresa este motivo se vuelve especialmente vital porque aún existen empresas que no están en internet o que tienen una web de hace 15 años que es lo más parecido a no estar. Facebook y Google tomaron una decisión hace tiempo, sacar páginas a toda empresa que pillasen, estuviesen en la red o no. ¿Consecuencia? Multitud de páginas de Facebook con contenido vacío que obligaba a las empresas a gestionarlas de forma efectiva para no perder imagen de marca.

2. POSICIONAR

Para los que ya trabajan el marketing online saben que este paso es otra obviedad. No es solo estar, debes posicionar en los buscadores, es decir, aparecer en Google. De nada sirve tener la mejor página web del mundo si tus clientes no tienen forma de encontrarte y hoy día, esa forma es Google. Consultar las páginas amarillas es tan actual como rebobinar cintas con un bolígrafo. También puedes consultar directorios o llamar al teléfono de información telefónica que es tan barato o preguntarle al vidente de tu barrio. Pero hoy día, la opción más lógica, inmediata y mayoritaria es consultar en Google. Y para ello nuestro sitio web debe aparecer lo más alto posible en las páginas de resultados del buscador. Os sonarán las siglas SEO, SEM… etc. Existen muchas estrategias para posicionar pero es algo fundamental que debemos poner en práctica desde el día cero.

3. DESTACAR

Tenemos una web digna y aparece en la primera página en Google, tenemos gran parte del camino andado. Pero de nada sirve si nuestro competidor, que aparece justo un puesto debajo de nosotros, tiene algo diferente, un valor añadido en su página. La conducta más habitual en todo posible cliente es visitar varias web antes de decidirse para la compra de un producto o servicio. Es muy normal que nuestro posible cliente visite la página de nuestro competidor a la vez que la nuestra y de hecho puede que tenga abiertas ambos sitios web en dos pestañas del navegador y que cambie compulsivamente de una a otra hasta tomar la decisión de realizar la compra en la página que tenga el elemento diferenciador que le haga destacar. Unas veces es el precio, otras la forma de pago o simplemente la confianza que genera la web. Debemos destacar, para bien, claro.

¿Interesante? Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn